viernes, 6 de septiembre de 2013

TRISTEZA

Bueno pues vuelvo por aquí y quiero daros una pequeña explicación general del por qué tanto tiempo sin aparecer por el blog. Solo espero que esta entrada sirva para que lo vean y lo entiendan aquellas personas afines y cercanas a mí en cuanto a emotividad, sensibilidad... Somos algunos pocos aún, los que vivimos intensamente las emociones, tanto para bien como para mal.


Cuando estoy triste, escribo. No sé muy bien porque, mi creatividad aumenta considerablemente cuando estoy triste. Escribo lo que siento, lo que pienso, lo que quiero... Escribo cartas que nunca envío. Escribo como avisos a mi "yo" del futuro, de que no quiero volver a pasar por ahí, recordarme a mí mismo que un día estuve ahí, en el dolor y la tristeza... Sé que cuando salga de ellos, muy probablemente los volveré a ver.
El dolor es algo muy curioso. Es algo que va contra natura. El ser humano ha conseguido armarse de unas emociones innatas positivas y adaptativas, tanto a nivel social como individual. Necesitamos la alegría para relacionarnos y para realizarnos. Necesitamos el amor para compartir y crecer. Necesitamos por ejemplo, la sabiduría para protegernos. El dolor no es otra cosa que reprimir y bloquear, de manera temporal y algunas veces voluntaria, estas emociones innatas y positivas.  Y ahora viene la duda: ¿por qué bloquear estas emociones y detenernos en la tristeza y en la pena?

Cuando un estado de dolor se prolonga en el tiempo, aparece el sufrimiento y este, hay que evitarlo a toda costa. Sufrir es voluntario, sufrir es aferrarse al dolor. Si ahora mismo estas sufriendo, debes saber que has detectado el dolor y que, voluntariamente has decidido quedarte en el. Entonces, si la parte mala del dolor es el sufrimiento, para mí personalmente, la parte buena es la tristeza y ahí es donde debemos quedarnos.
Reflexionar, llorar, pensar, aceptar, llorar, resistir, avanzar, llorar,... estar solos aunque fuera haya doscientas personas.

La tristeza trae consigo un estado de aislamiento interno necesario para resolver conflictos, para arreglar cosas. Por lo tanto, la tristeza es una emoción normal, pero que debe ser revisada y actualizada constantemente. Las cosas que me ponen triste van cambiando: etapas que se superan, otras que aparecen y me crean incertidumbre, personas que llegan y personas que van... Yo ya no soy el mismo que era hace un año, por eso la tristeza debe ser revisada y actualizada.

El peor dolor que hay, es el conocido como "dolor de corazón" o "dolor del alma", ese que todos sabemos y todos hemos experimentado y, si no lo habéis experimentado, ya os digo que lo haréis. Este tipo de dolor va acompañado de pensamientos negativos y muy oscuros, que afectan al autoestima y hacen que nos replanteemos cosas, que en principio estaban claras. La consecuencia de esto, es que se rompe el equilibrio y nuestros esquemas de vida, lo que se traduce en inseguridad y duda, el gran enemigo del ser humano. Y es aquí, en este preciso punto, donde aparecen los miedos: la soledad, el abandono, el sentimiento de culpa...
El problema de la tristeza es que la hemos asociado a la debilidad, sobre todo en el caso de los hombres. Y lo que es peor, expresar tristeza provoca tristeza a los demás... Encima hay que cargar con eso. Lo que debemos tener claro, es que la tristeza implica perdida: de una persona, de una oportunidad, de una cosa, de la salud, del tiempo...

Es normal estar triste, pero no es normal estarlo constantemente o demasiado tiempo. Que estar triste sea normal, no quiere decir que no sea jodido... Lo es y mucho, porque impide pensar con claridad y no nos deja ver bien la solución a los problemas. La ventaja, que la tiene, es que es un estado psicológico que depende y mucho de las vivencias adquiridas en situaciones anteriores para afrontar y manejar la situación. Cuantas más veces pasas por situaciones difíciles,  mas conocimientos tienes para pasar las que vienen.

Personalmente, estando triste me doy mucha información a mi mismo de como soy, que quiero y que no quiero. En esta vida todo pasa... partiendo de esa base,  simplemente déjate llevar y obsérvate, tú mismo eres tu compañero de viaje, conócete y quiérete. No te hagas daño, no te castigues... eso ya lo hace la vida misma. Forma un buen equipo tu "yo" interior y tu "yo" exterior. Es lo mas difícil, pero a la vez... lo más meritorio y reconfortante.

Cita:

Tanto la alegría como la tristeza, todo pasa. La felicidad no dura siempre, pero siempre vuelve. Toniemcee