jueves, 18 de octubre de 2012

Sinceridad

Hablemos de la simple formula mediante cual el canto de un grillo puede llevarnos a averiguar la temperatura ambiente del lugar... No va, en serio.

La sinceridad es inversamente proporcional al numero de mentiras que salgan por nuestra boca. Bueno, no exactamente, pero digamos que la sinceridad y la mentira no se llevan bien... dejémoslo ahí. Mas bien la sinceridad es lo que te hace auténtico y único.

Ser sincero hace que los que estén a tu alrededor, se sientan seguros a tu lado. Es fácil explicar esto: si tú eres sincero con alguien que viene a pedirte opinión sobre algún tema, en lugar de engañarle; esa persona se sentirá mas convencida de su decisión. 

La sinceridad no tiene grados, no se puede ser más o menos sincero. O lo eres, o no lo eres. A veces esto no se puede elegir, simplemente naces con esa forma de ver la vida. Pero eso son los menos casos. Lo normal es que tu elijas ser o no ser sincero y con quien. Si eliges serlo, no tienes que tener ningún cuidado, porque con el tiempo la gente se dará cuenta de que, a tu lado, la vida es mejor, mas real. Si decides no serlo, ten cuidado y mide tus palabras porque siempre pueden pillarte.

Para mí, la sinceridad de una persona reside en sus ojos y se puede decir, que he tenido la suerte de disfrutar de esos ojos en varias ocasiones. Hace poco encontré un par de esos y son preciosos.

Sinceridad. Casimiro Jara.