domingo, 3 de junio de 2012

Lo que fui antes de ti


Cuando todo parece oscurecerse, cuando todo a tu alrededor parece desboronarse... Justo ese día en el que un nudo ha estado presente en tu garganta desde que tu pie tocó el frío suelo de tu dormitorio. Los suspiros han sido tus principales acompañantes en este duro día. Has estado dentro de tu burbuja de aparente silencio en el bullicioso ruido que te ha rodeado, has desconectado, has estado sin estar en ti...

Justo hoy aparece un brillo de luz, las nubes se han abierto y aunque el día no ha sido lo esperado, la noche te regala un haz de luz de luna que ilumina la noche, ha querido regalarte lo que el día te ha negado. Mientras fumas un cigarrillo y contemplas la luz de la noche, suena casualmente una canción en tus cascos...

Una mezcla extraña de sentimientos pasa por tu corazón, a la par que un largo y placentero escalofrío recorre tu espalda, tu cuello... una brisa roza tus labios, brisa cálida propia de suspiros lejanos, de susuros en voz bajita, de te quieros ahora lejanos, brisa cálida propia de los primeros días de verano...

Cuando el cigarrillo casi quema tus dedos, te sorprende una pequeña lagrima que resbala por tu rostro y en la que, mientras esperas su impacto contra el suelo, te sorprendes sonriendo en su reflejo y con el sabor de mucho buenos momentos vividos, de muchos recuerdos.