jueves, 24 de mayo de 2012

Cumpliendo con la lista #1

    Hablemos hoy de la utilización del papel higiénico como coagulador de sangre en los cortes de afeitado... No va, en serio.


     Ayer día 23 de Mayo de 2012 recibía una carta.... Una carta, habéis leído bien. Y no, no era una carta publicitaria ni mucho menos, era una carta de esas que se mandaban antes, cuando Internet estaba reservado a unos cuantos y muy pocos sabían que era un e-mail. Aquellos tiempos en los que incluso los teléfonos móviles apenas existían y no había otra forma de comunicación con la gente que tenías lejos que una llamada de teléfono o una carta.

    A mí me encantaba escribir y recibir cartas, incluso con amig@s de instituto, nos intercambiábamos cartas casi a diario, contándonos cosas que bien podríamos habernos contado en los recreos, pero bueno... nos gustaba este medio de comunicación. También porque en el papel te atrevías a escribir cosas que de otra forma nunca dirías, quizás.

    El proceso de escribir una carta era fantástico, porque si cometías un error, dependiendo del tipo de persona que fueses o volvías a escribir la carta de nuevo, o tapabas con tipex o simplemente hacías un rayón. Yo tenía la costumbre de escribir primero en sucio y después pasarlas a limpio. También tenias que preocuparte un poco porque tu letra fuese mas o menos legible y que los renglones no estuviesen torcidos. Para ellos yo utilizaba el típico truco de una pagina de cuaderno de rallas, en el que en la ultima pagina tenia cada ralla subrayada con un rotulador rojo. Entonces ponías tu folio encima y te servía de guía.

    Luego llegaba el momento estanco, comprar el sello, lengüetazo al sello y directa al buzón de correos. Por cierto, con los avances que tenemos hoy en día y ¿aun no se le ha ocurrido a nadie ponerle un sabor al pegamento de los sellos? Seguro que todos recordamos ese saborcillo que deja en tu lengua un sello y que permanece en tu boca durante algunos minutos. Estaría bien ponerles un sabor.... ahí lo dejo.

    Cuando recibías la carta era una alegría a nada comparable. También podía dar lugar a riñas si tu madre o herman@s la habían abierto antes que tú. Si esto no había pasado, cuando recibía carta, me iba corriendo a mi cuarto y la leía dejando todo lo demás para después. A veces era una lectura amarga, porque tú habías escrito 3 paginas y habías recibido solo una pagina de cuaderno pequeño y ¡¡¡ por una sola cara¡¡¡ (Indignados por cartas escuetas, acampemos en Sol)... pero tú volvías a escribir para poder seguir recibiendo.

     La correspondencia postal, otra de las cosas maravillosas que estamos perdiendo. Os animo a sorprender a vuestros viejos amigos, aquellos a los que le escribíais cartas a volverlo hacer. No podréis ni imaginaros la sonrisa que tendrán dibujada el resto del día en sus caras... como la mía hoy.

Gracias a esa amiga que decidió cumplir mi deseo numero 25 de mi lista de 100 cosas que hacer antes morir; recibir/escribir cartas de papel y tinta.


martes, 15 de mayo de 2012

100 cosas que tengo que hacer antes de morir

La idea la he tomado de una mis lecturas obligadas blogueras, concretamente de aquí http://lavienroserosa.blogspot.de/ , un blog que os recomiendo, aunque a veces me da la sensación de que esta escrito para chicas... pero siempre aparece algo interesante.

Me ha costado bastante elaborar la lista y, aunque podría haber puesto cosas que ya he hecho y que anteriormente entrarían en esta lista, no he querido hacerlo y he añadido 100 cosas que aun no he hecho y me gustaría realizar antes de morir. ¡¡Allá vamos¡¡

1. Conducir una moto de gran cilindrada o un coche de lujo a gran velocidad.
2. Hacer un corto cinematográfico o una serie web.
3. Realizar el camino de Santiago en bicicleta, concretamente el camino francés (891 Km).
4. Pasear en kayack por acantilados.
5. Ir a un concierto de mi artista favorito: Manolo García.
6. Probar alguna que otra droga.
7. Viajar a alguna de las Islas Canarias.
8. Tener un iMac de Apple.
9. Saltar en paracaídas o hacer puenting.
10. Conseguir hacer el cubo de rubik en menos de un minuto.
11. Hacerme un tatuaje.
12. Hacer un viaje sin rumbo fijo ni plan alguno.
13. Tirar un mensaje en un botella.
14. Correr desnudo y gritando por la calle.
15. Componer un disco de al menos 12 canciones.
16. Pedir dinero mientras canto y toco la guitarra en cualquier plaza.
17. Hacer un monologo delante de mas de 100 personas.
18. Hablar otro idioma o cualquier dialecto del castellano.
19. Pintar ropa con pintura a alguien desnudo.
20. Tener al menos un hij@ y preferiblemente dos.
21. Vivir en otro país.
22. Hacer realidad alguna de mis fantasías sexuales.
23. Permanecer 15 días sin comer absolutamente nada.
24. Participar en algún concurso televisivo.
25. Escribir/recibir cartas de papel y tinta.
26. Dejarme el pelo largo, mínimo a la altura de los hombros.
27. Hacerme donante de órganos.
28. Donar sangre.
29. Renuncia a la tele y a internet durante un mes.
30. Teñirme el pelo de algún color llamativo.
31. Hacer fotos artísticas y montar una pequeña exposición.
32. Participar como actor en una obra de teatro.
33. Pasear bajo la lluvia sin correr ni esconderme, como si realmente no lloviese.
34. Hacer el amor 5 veces en 24 horas.
35. Mear a la calle desde el balcón de un hotel.
36. Tener un canal en youtube que supere los 10.000 subcriptores.
37. Preparar una gran comida familiar sin nada aparente que festejar.
38. Saltar desde una catarata.
39. Vencer el miedo a montar en avión.
40. Gastarme 1.000 euros una noche de fiesta con los amigos.
41. Conseguir que alguien deje a otro alguien que no le trata como debiera.
42. Pasar un dia completo (24 horas) sin hablar.
43. Robar alguna tontería.
44. Pasar un dia completo (24 horas) con los ojos vendados.
45. Coger una borrachera de absenta.
46. Sacar el carnet de trailers y moto.
47. Leer el Coran para intentar comprender cosas que no entiendo de esa religión.
48. Dormir en plena calle.
49. Ser enterrado vivo a poca profundidad.
50. Hacer un bautismo de buceo.
51. Conseguir pesar 90 Kg.
52. Montar en un carrito de compra y descender por una cuesta.
53. Regalar algo muy querido y de lo que duela desprenderse.
54. Completar una maratón.
55. Viajar a un sitio desconocido y hacerme pasar por otra persona, inventar una identidad falsa.
56. Tener una cita a ciegas.
57. Ir a un bar de intercambios acompañado de alguien del sexo opuesto.
58. Comer algun insecto preparado a modo tailandes o japones.
59. Ayudar como voluntario en alguna catástrofe natural.
60. Fingir y convencer a alguien realmente de que he tenido un orgasmo.
61. Ver un partido de mi equipo de futbol en su propio estadio.
62. Ver un musical en vivo.
63. Visitar un museo.
64. Enseñar a alguien a resolver el cubo de rubik.
65. Desaparecer una temporada sin avisar y aparecer de igual forma.
66. Beber cerveza directamente del grifo.
67. Abrir una botella de vino sin sacacorchos, utilizando el truco de golpearla.
68. Montar en monociclo.
69. Fingir que conozco a alguien que realmente no conozco y hacerle creer que me conoce.
70. Hacer una performance de las que giran por internet, con el unico fin de hacer feliz a la gente.
71. Dar un beso apasionado a una chica bajo la lluvia.
72. Participar en una orgía.
73. Escribir una reflexión y mi e-mail, dejarlo en algún libro de una biblioteca y recibir respuesta.
74. Gastar una broma a alguien en plena calle.
75. Aprender a bailar sevillanas.
76. Dejar mi trabajo por seguir un sueño.
77. Ver alguna sesión de carnavales en el Gran Teatro Falla (Cádiz)
78. Hablar despues de haber inalado Helio.
79. Fumar en pipa.
80. Escuchar a alguien decir que está orgulloso de mí (por supuesto no cuentan los padres ni familiares cercanos).
81. Ir al dentista, al menos una vez cada tres meses.
82. Subir algun pico importante español a pie.
83. Tener mi propio estudio de grabacion casero.
84. Hacer un crucero (cualquiera menos el Concordia)
85. Intentar pasar 3 o 4 dias de viaje sin dinero ni movil.
86. Cruzar españa de sur a norte y de norte a sur en moto.
87. Conseguir realizar y grabar en mi video mi lista de 10 retos (ya os la enseñaré)
88. Visitar un zoo.
89. Nadar durante 3 km sin parar.
90. Comprarme mi propia casa.
91. Recibir una fiesta sorpresa de las que no tenia ni idea.
92. Organizar una fiesta de puro desenfreno, tipica fiesta universitaria de las pelis americanas.
93. Ser mas ordenado y menos vago.
94. Deshacerme de todo lo que no haya utilizado en mas de un año.
95. Clasificar y ordenar todas las fotos y recuerdos de mi infancia.
96. Viajar al menos a un pais de cada continente.
97. Realizar al menos una visita mensual a mis familiares mas cercanos, en definitiva mejorar en el sentido afectivo y ser menos despegado.
98. Patinar sobre hielo.
99. Hacerme un viaje en autocarabana.
100. Conseguir todo lo de esta lista y redactar otra cuando termine.

Espero tener tiempo para realizar todas estas cosas y poder hacer otra nueva lista.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Mika y Duna





A veces la vida nos pone a prueba, nos obliga a hacer cosas para los que no estamos preparado, cosas que no podemos o más bien no queremos hacer y a veces te tienes que deshacer de cosas, de personas, de objetos,... que formaban una parte importante de tu vida.

Hoy me ha tocado separarme de dos trozos de mi, dos trozos de mi corazón y aunque pensándolo fríamente haya alguien que pueda pensar que son ñoñerías, estoy muy triste. Quizás no era el mejor momento para hacerlo, quizás no haya sido la mejor forma de hacerlo; pero hay cosas que a veces tenemos que hacer y yo lo he hecho.

Me he tenido que separar de ellas, de mis dos perritas, de Mika y de Duna. Tenía que hacerlo, quizás tenía que haberlo hecho mucho antes pero entonces me hubiese arrepentido por hacerles pagar algo en lo que no tenían nada que ver. Espero no volver a verlas, porque no soportaría el hecho de verlas en otras manos, con otra gente, que no me reconociesen,... pero si eso pasase, simplemente estaría pagando lo que hoy les he hecho.

Guardaré en mi memoria este ultimo día vivido con ellas, haciendo lo que ha ellas siempre les ha gustado, saltando y corriendo, nadando, ladrando,... y yo, mientras tanto observándolas, disfrutando de este ultimo momento, el último momento.

No sé porque, pero algo me decía que Mika, la que más tiempo ha convivido conmigo, sabía perfectamente que este era el último momento que disfrutaríamos juntos, y me hacía participar de sus juegos, aunque a veces, se paraba y me miraba, preguntándose quizás, porque estaría tan triste.

Espero que donde están sepan darle todo lo que se merecen, porque me han regalado muchos momentos buenos en mi vida.