domingo, 31 de julio de 2011

Enamorarse


No hago más que meditar siempre la misma cosa... ¿qué es el amor, como surge?

Olvidémonos de que para enamorarnos, tenemos que sentirnos primeramente atraídos físicamente, porque no me lo creo. Yo he visto casos en los que los individuos se enamoran, sin embargo confiesan no gustarles el otro físicamente. ¿qué raro no? A mi sinceramente no me lo parece. Enamorarse no se elige, ni la persona de la que lo hacemos tampoco; desengañémonos. El amor a primera vista no significa: he visto a esa tía que está buenísima y me he enamorado de ella. Tiene que estar implicado otro sentido, sólo con el de la vista no vale. Y cuando el amor es a primera vista tiene que ser porque hay algo en la otra persona, que nos llama la atención sobremanera... nos atrae.


Aunque piense que la "vista" no está directamente relacionada con el enamoramiento, también creo que las "miradas" son parte indispensable del mismo. Las miradas son el juego amoroso más antiguo que se conoce y el más bonito también. ¡Se puede decir tanto con la mirada, se puede ver tanto de la otra persona¡. A veces, la mirada es tan transparente que vemos el interior de la persona que tenemos justo en frente, y nos damos cuenta que es justo lo que le faltaba a nuestra vida para hacerla mejor. Pero realmente son un arma de doble filo, porque al igual que podemos ver el interior de alguien a través de su mirada, los que miramos, dejamos ver el nuestro... y lo mismo la persona que nos mira ve cosas que no le gustan y termina mirando al suelo.

El olfato también es importante. Aquí podemos pensar que no tiene tanto valor el perfume que lleve una persona; sino que el valor es realmente de la persona que creó ese perfume. Pero todos sabemos que somos nosotros quienes elegimos el perfume, el suavizante, el champú, el gel,... y mil productos más, para darle a nuestra vida el olor que creemos merecer o con el que más identificado nos sentimos. Me declaro culpable de oler sin medida: puedo recordar a una persona por el olor, o saber quien ha entrado en una habitación, revivir momentos pasados... todo gracias al olfato. Es el "clic" necesario para que mi mente se ponga a buscar vivencias pasadas y traerlas al presente. ¿Podemos enamorarnos de un olor? Creo que sí, pero puede ser el sentido más débil que lleve al enamoramiento... siempre tiene que haber algo mas, no puede ser solo el olor.

El sentido del oído no sirve tanto para enamorarnos, pero puede reforzar el amor. Podemos enamorarnos de una mirada o de un olor, pero si no nos gusta lo que oímos.... mal asunto. El oído creo que es más determinante a la hora de desenamoramientos que a la hora de enamoramientos; aunque si es tan determinante para una cosa, debe serlo para la otra de igual manera. Me explico; puede ayudarnos a terminar de ver el interior de una persona que nos está contando algo y esto será decisivo a la hora de aclarar nuestro sentimientos. Negativa o positivamente, claro. Pero no desprestigiemos el poder del oído porque ¿podemos enamorarnos de una voz? ¿de una forma de hablar? ¿de un acento extranjero?... claro que sí y he aquí su importancia.


Nos vamos acercando al sentido realmente importante, pero no podemos olvidarnos del sentido que alberga nuestra boca: el gusto. Creo que para llegar a "probar" a alguien, antes hemos procesado toda la información que nos han otorgado nuestros anteriores sentidos. Aquí puede haber quien piense que el gusto no tiene sentido nombrarlo, ya que para enamorarnos de alguien no es parte indispensable pasarle la lengua por los cachetes y ver que sabor tiene... obviando que sabor sabor, lo que se dice sabor, la piel humana no tiene. Pero en la boca se puede hallar la llave que abra las puertas del amor: los besos. Los besos son parte indispensable también, te puedes enamorar de una persona perdidamente por como besa o puedes decidir olvidarla, porque besa muy mal. Con la boca también se puede expresar mucho y los besos son parte importante... pero de nuestra boca también salen palabras. Al principio mas mentiras que palabras, pero tenemos la excusa de estar luchando por enamorar a la persona de la que te sientes enamorado... y en la guerra, como en el amor, todo vale.
 

¿Pero qué sería de todo esto sin una caricia, sin un abrazo, sin un apretón de manos? El tacto señores, el contacto físico, el roce hace el cariño. Aunque sea el ultimo es esta lista, no tiene porque ser el ultimo para que se dé el enamoramiento, puede ser perfectamente la chispa que encienda la llama del amor. Una mano por tu espalda, una caricia en tu nuca, un roce de cuerpos,... y ya está, ya te clavó Cupido sus flechas. Puedes conocer a alguien de hace mucho tiempo y no haberte fijado en él o ella para nada. Sin embargo, un día toca tu espalda o pasa su brazo por tu cintura y todo a tu alrededor cambia y te animas a tocarle. Su piel, su pelo, sus pómulos, sus manos... sientes la conexión absoluta que solo puede dar el tacto y te enamoras, no hay más. De hecho diría que hasta que no paseas con alguien de la mano, no lo consideras parte de tu vida, es el sello definitivo que marca el comienzo de un amor. Podemos ver a miles de personas caminando por la calle y jamás pensaríamos si son pareja o no, no nos preocuparía lo mas mínimo. Pero cuando vemos a alguien que pasea cogido de la mano de otra persona, entonces lo tenemos claro y lanzamos la pregunta al que tenemos al lado: ¿son pareja? El tacto, el rey del enamoramiento.


WIKIPEDIA
El amor es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (científico, filosófico, religioso, artístico). Habitualmente, y fundamentalmente en Occidente, se interpreta como un sentimiento relacionado con el afecto y el apego, y resultante y productor de una serie de emociones, experiencias y actitudes. En el contexto filosófico, el amor es una virtud que representa toda la bondad, compasión y afecto del ser humano. También puede describirse como acciones dirigidas hacia otros (o
hacia uno mismo) y basadas en la compasión, o bien como acciones dirigidas hacia otros y basadas en el afecto.

Aun valiéndome de la Wikipedia, no tengo muy claro lo que es el Amor, lo que si tengo claro es que su origen está en nuestros sentidos. Así que si quieres que el amor entre en tu vida solo tienes que seguir este consejo: Mira las miradas de tu alrededor, olfatea sin ningún pudor, oye a todo el que te quiera hablar, saborea cada instante del día y toca lo que tengas que tocar. Siguiendo estos consejos, el amor tienes que hallar.