jueves, 5 de mayo de 2011

Ahora te das cuenta...

      Ahora te das cuenta de que hacía tiempo que no veías esa cara. Ese brillo en los ojos, esa actitud dubitativa que parece no querer darse cuenta de lo que le está pasando, ese nerviosismo al oir el movil, esa sonrisa tonta pintada en la cara, esa forma diferente de pronuncia su nombre, ese alubión de sensaciones que recorren su cuerpo, la felicidad que desprende su cuerpo, esos vestidos nuevos, esas prisas por que llegue la hora,...

       Ahora te das cuenta de que hacía tiempo que estuvo sin hacer nada, esperando que alguien llamase a la puerta y encendiese la llama.

       Ahora te das cuenta de que es feliz... ahora te das cuenta de que tu tambien estas feliz. Empiezas a verlo todo de otra forma, como mas lejano. Empiezas a alegrarte al verla tan ¿diferente?... No te equivoques, no está diferente, siempre ha sido así... simplemente no te fijaste.

        Pero estas dando un paso adelante, empiezas a alegrarte de ver que ahora su vida tiene sentido y lo que ayer era una esperanza, hoy es una realidad. Tú te olvidaste de mirar, de fijarte en tu alrededor, de cuidar las plantas... ella tambien lo había olvidado y por fin ha empezado a vivir.

       No te sientas gilipollas por alegrarte de su felicidad y desearle lo mejor... aprovecha esa alegria para buscar la tuya, tu felicidad. Ten siempre presente que la vas a ayudar en lo que puedas, que la vas a aconsejar, que la vas a llamar... pero empieza a ser feliz. Ya tienes medio recorrido hecho, ya sabes que seguir por el camino que llevabas no tendría sentido; porque por mucho que lleves andado, vuelves a estar donde al principio. Coge el otro camino. No tiene porque ser el que ella ha escogido, pero justo al lado de ese hay otro, un poquito mas complicado, pero nada es facil. Empieza a creerte que vas a poder y lo conseguiras.

        Deja ya de reprimirte y alegrate por verla feliz. Nadie podrá reporchartelo.