miércoles, 9 de febrero de 2011

El Piano Misterioso de Miami

Este post tiene banda sonora, y es que al enterarme de la noticia, al momento se me vino a la memoria el cartel de la película "El Piano". 

Foto real del piano abandonado
           Hace unas semana, en uno de mis periódicos favoritos, leía la siguiente noticia: Un piano de cola fue descubierto recientemente en un banco de arena en la Bahía Biscayne de Miami, a unos 200 metros de los lujosos edificios de departamentos junto al mar. El piano, que pesa por lo menos 300 kilos, fue hallado en la cima del banco de arena, lo que le permitió no quedar sumergido durante la marea alta. Aunque las autoridades no están seguras de cómo llegó hasta allí, saben que no se irá a menos que se convierta en un peligro para la vida silvestre o los navegantes. El vocero de la Comisión de la Florida para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre, Jorge Pino, dice que la agencia no es responsable del traslado de objetos como el piano y agrega que a menos que se convierta en un riesgo para la navegación, la Guarda Costera no se involucrará.


             Esta noticia me impactó sobre manera me recordó directamente a la película "El Piano". Un drama de 1993, dirigido y escrito por Jane Campion. La película se desarrolla en el año 1851. Ada, muda desde pequeña, acaba de enviudar. Un matrimonio concertado la obliga a dejar su Escocia natal y viajar a Nueva Zelanda, acompañada de su hija y de su piano. Allí conocerá a su futuro marido, un próspero granjero, que se niega a llevar a casa el piano. Abandonado en la playa, el instrumento es rescatado por un vecino del granjero, Bainer, quien establece un pacto con Ada: él la dejará usar su piano a cambio de que ella se deje tocar.
             La foto resume perfectamente la película y deja volar la imaginación. ¿Cómo ha llegado ahí? ¿Cual es la historia de este majestuoso instrumento? Mi imaginación hecha a volar: quizás algún músico fallecido pidió que sus cenizas se esparciesen en la bahía y que su piano corriese el mismo destino. Así, cuando le apeteciese tocar de nuevo, emergería de las aguas y en el silencio de la noche podría seguir tocando preciosas melodías. Se me ocurre también que algún músico loco haya podido abandonarlo allí al darse cuenta de que es tal la dedicación y la admiración que siente por él, que eso es lo que le ha llevado a la locura. Locura que le lleva a deshacerse de él de la manera mas romántica y bohemia: sé que eres mi mal y que me llevas a la locura, pero necesito al menos verte todos los días en mi paseo matinal por la bahía y cuando no pueda resistirlo más, atravesaré esas aguas para tocar juntos nuestra ultima melodía, un réquiem que será la banda sonora de nuestra muerte...

             Pero la historia es bien distinta. Una familia en fin de año decide prenderle fuego y al ver que no consiguen el propósito de deshacerse de el, deciden llevárselo a la bahía y prenderle fuego por segunda vez en el banco de arena. Después del revuelo que la noticia ha tenido, se quieren colgar la medalla de que fue un gesto artístico: un piano abandonado en el único sitio del que solo puede ser observado y que llamaría a la reflexión y despertaría las mentes de todo aquel que lo viese (como fue mi caso).
           
           No sé si creerme esto ultimo, pero sea verdad o no, ojalá tuviese yo ese tipo de ideas de vez en cuando.